18 abril 2008

Y las Olimpiadas… ¿quién las paga?

••• 58 comentarios
Cuando lee o escucha las noticias acerca de los gobiernos que se desmarcan y se plantean no asistir a la ceremonia de apertura de las Olimpiadas 2008, uno tiene la sensación de que son posturas de cara a la galería y que para nada se trata de un boicot o una postura firme y decidida.

China es el temido gigante asiático y, entre otras cosas, un enorme mercado y la llave para acuerdos comerciales millonarios que las empresas norteamericanas y europeas ansían explotar. Raro sería el representante político que enturbie un horizonte así. La diplomacia enseña otra cosa.

Pero antes de que llegue el 8 de agosto y las preocupaciones se diluyan en el ranking de medallas, propongo fijarnos en aquellos que financian los JJ.OO. de Beijing´08. Agentes de los que muy poco se habla y que, más o menos en silencio, mantienen su decisión de no retirarse a pesar de algunas protestas.

Beijing 2008 partnersLas Olimpiadas de Pekín 2008 cuentan con unas 50 empresas patrocinadoras.
Multinacionales como Johnson&Jonson o Volkswagen… que tienen importantes negocios que abrir o mantener allí. China es el cuarto mercado más importante para Coca-Cola, y el plan de expansión de McDonalds prevé abrir allí más de 100 establecimientos cada año. Para Adidas, que produce allí la mitad de sus zapatillas, supone una facturación de casi 1.000 millones de euros.

Mientras que los activistas piden a gritos que las multinacionales utilicen su influencia, algunas empresas alegan que la situación política de Tibet y los problemas internos en China no son cosa suya, y que no les corresponde a ellos intervenir. Adoptar criterios corporativos definitivos en la defensa de los derechos humanos no resulta rentable. Quizás no todavía.

Beijing 2008Aunque hay antecedentes para el análisis, nada tienen que ver las Olimpiadas como concepto con los problemas de derechos humanos en China. Parece que con el espíritu olímpico también compite en miserias un mundo incapaz de corregir el rumbo. Los anillos olímpicos representan la unión entre toda la humanidad; una unión que, desde hace meses, cuando surge es silenciada, disparada, encarcelada o torturada.

Neville Isdell, presidente de Coca-Cola, comentaba en una reciente entrevista que “Las manifestaciones son legítimas, pero pierden su legitimidad cuando son violentas”. Cierto, pero quizás la violencia china, en toda sus formas, le resulta tan legítima como para no retirarle sus inversiones.

Ah, por cierto, un pasito más, ¿de quién es, en definitiva, el dinero que aportan los patrocinadores de Pekín 2008?

Desde luego, intentaré que no sea el mío.



---
Viñeta: Beau Bo D'Or

Contenidos relacionados:
- Desalojos olímpicos
- El control de las fronteras en Tíbet

.