04 enero 2008

La parada (La ciudad de los niños)

Quizás conozcáis este breve documental, producido por Indymedia Argentina y La Plataforma en el año 2004.

Nos muestra fragmentos de la vida en el barrio rural La Parada (Argentina), uno de los lugares donde se fractura el sistema injusto sobre el que descansan nuestras sociedades y donde se vive con lo mínimo.
Pero también un lugar donde el empuje y los movimientos vecinales y comunitarios consiguen hacer la vida un poco más llevadera y esperanzadora.
Tenemos tanto que aprender...

(11 minutos)



A mí me lo envía un amigo, pero veo que está subido a Youtube por otromundoesposible (gracias a ambos).

No os lo perdáis, es muy recomendable.
.

3 comentarios:

picapiedra dijo...

Me ha gustado volver a ver el documental. Es un recuerdo permanente de las ganas de vivir y salir adelante de gentes condenadas por políticas económicas de fuegos artificiales. Tras el estallido de los colorines, restos de pólvora y papel quemado.

lu dijo...

saludos amigos:
conocen el caso de VILLA EL SALVADOR en Lima Perú?..gente pujante y hoy prosperos empresarios madereros q hicieron del arenal lleno de escorpiones una gran centro del comercio de la madera y del mueble..y eso durante los peores gobiernos..bueno en el Peru los gobiernos son cada vez peor.... pero cuando has sido golpeado y se tiene todas las ganas de salir adelante..todo es posible.
saludos desde Lima Peru
Lourdes

[La Otra Agenda] dijo...

Saludos, Lu y gracias por tu mensaje y tu referencia a 'Villa el Salvador', en Lima. Qué recuerdos, curiosamente tuve la suerte de pasar por allí hace 7 años y también descubrí movimientos comunitarios que me hicieron aprender... y también 'creer' en las opciones de la gente, las nuestras, para cambiar las cosas.

Picapiedra, justo el que tú dices es el punto de vista que me gusta para ver este video. Es más proactivo, más optimista. He visto que su presentación habitual en la red suele ser el de la crítica al sistema capitalista salvaje que condena al subdesarrollo a 2/3 del mundo.

Salud,
David