22 septiembre 2008

El “alivio” del otoño

Definitivamente llegó el otoño y las ciudades recuperan el ritmo. De nuevo las multitudes, los atascos, el humo y el ruido, la lluvia. Otra vez todas esas interferencias que esconden un poco una realidad que en verano se hace mucho más visible: la indigencia.

El sol sale para casi todosEllos no se fueron de vacaciones. Pero estos meses han sido duros por otro motivo bien distinto: en verano hay más problemas para poder comer.
Por fin, con septiembre y con el otoño, todos los albergues, servicios sociales y comedores vuelven a abrir sus puertas.

Sí. Muchos de ellos permanecieron cerrados por vacaciones. Todo se derrumba cuando ni siquiera funcionan estas medidas temporales, estos parches necesarios, para colectivos que necesitan soluciones a largo plazo.


Para descubrir esta dura realidad os dejo con el testimonio de “Frida”, publicado en el blog Indigencia:


Jamás pensé que llegaría a ser indigente y he aquí que lo soy.
Soy víctima de un maltrato laboral, pero para estos casos no existen oficinas de atención. Te encuentras en la calle y sin ninguna experiencia de qué es lo que hay que hacer. “Ve a este sitio”, te dicen, y vas y nada. “Pues mira yo creo que si vas a este lugar...” Vas a la iglesia, esa que tanta subvención tiene, y nada. “Lo sentimos no podemos hacer nada”. “Lo sentimos no podemos...”


¿Y ustedes se han preguntado alguna vez qué pasa con los indigentes en verano? Pues lo mismo que con las mascotas abandonadas. Abandono total.

Los servicios sociales han decidido que, como hace "mucha calor", los albergues para dormir se cierran hasta que llegue el invierno. (Los de mujeres, todos) Sólo permanece el de San Isidro y suerte si encuentras sitio.

Si eres indigente en busca de trabajo te encuentras que los sitios con bolsa de trabajo están todos cerrados, por ejemplo Cáritas. Cerrado por vacaciones.
Si tienes la suerte de encontrar alguna oferta de trabajo en los periódicos pues lo tienes cabrón, pues para asearte no cuentas más que con tu propio sudor.

Si tienes hambre y recurres a un comedor y pides un plato de comida porque hace tres días que no comes pues te dicen que tienes que ir con tu asistente social correspondiente, aunque sea un viernes veraniego a las 13h.
Si tu correspondiente asistente social no encuentra tu lugar último de empadronamiento, lo tienes claro, ya no pueden ayudarte aunque el rugir de tus tripas les ocasione sordera. "Lo sentimos así son los trámites". ¿Y que haces con tu dignidad? Pues te la comes y así paleas un poco a los jodidos tipos.

Recomendación para este intenso calor: beber mucha agua, no exponerse al sol, comer sano, ropa ligera, etc. Me pregunto ¿dónde existe esta receta para nosotros los indigentes?

No se te ocurra ser indigente en verano porque molestas, molestas mucho.


También te puede interesar:
- Vacaciones, en sinhogar.org

Contenidos relacionados:
- Aquí los pobres tampoco cuentan

---
Foto: Por lefthandrotation, en Flickr

.

9 comentarios:

alvaro dijo...

...politicas sociales...
...mmmmmmmmmm...
si, pero es que hay crisis, y los indigentes no son una prioridad, vamos, que nunca lo han sido... ni lo seran...
...ojala me equivoque...
...
paz y calma

Martín Bolívar dijo...

Una entrada que pega fuerte. La frase el sol sale para todos, al principio, ya la conocía pero recuerdo haberla leído en Madrid, no sé si en el mismo lugar en que aparece la foto. Una entrada escrita con mucha sensibilidad que habla de la calidad como persona del autor y de su respeto a la dignidad humana. Muy bien, muy bueno.

[La Otra Agenda] dijo...

Vaya, Martín, se agradece mucho tu comentario, aunque estaba por borrarlo porque me saca los colores ;)
En realidad no hay mérito alguno por mi parte. Os recomiendo de verdad blogs como Indigencia, SinHogar o Con cartones por la calle para leer diariamente historias como la de Frida.
Abrazos

derribandomuros dijo...

q razon tiene frida.... el hambre no concilia con los trabajadores de las ONGs q gestionan esos espacios. Y la administracion??? pues lo mismo... ya sabemos de sus normas y horarios.
Buen post

Alex dijo...

los indigentes no generan beneficios, tampoco molestan mientras no sean demasiados ya que la gente se ha acostumbrado a verlos en determinados sitios... asi que para que van nuestros gobiernos a tomarlos como una prioridad? son solo seres humanos que no reportan votos ni dinero...

tristemente la dignidad de las personas parece relegada a un ultimo plano.
Manda huevos que en verano cierren los albergues, como si fuera una peluqueria...
un abrazo david, aunque nunca escriba si leo a menudo este blog, muy bueno, enhorabuena

Castedo Merinero dijo...

Un sólo indigente es una vergüenza para un sociedad rica, o macrorrica mejor dicho. Todo podría cambiar si los beneficios de las megaempresas españolas o multinacionales con sede en España repartieran un pequeño porcentaje en obras sociales relacionadas con la pobreza, pero de verdad, no de cara a la galería.
Estupendo blog. Lo sigo desde hace meses.
Saludos.

[La Otra Agenda] dijo...

Como decís, la indigencia es una realidad tan habitual que casi nos acostumbra y nos pasa desapercibida. Los excluídos del sistema caminan a nuestro lado y a veces ni los vemos. Y es peor comprobar que los pequeños parches que garantizan mínimamente sus derechos... a veces también fallan.

Gracias por vuestros comentarios, que en algunos casos además me permiten descubrir vuestros blogs.

carmen dijo...

Hola chicos...

¿Pero cómo se puede cerrar un albergue en verano? ... y eso que se supone que este gobierno apuesta por las políticas sociales... pues menos mal, que si no... Santo Dios!! es increíble... si hasta los de los animales permanecen abiertos...

Gracias por mantenernos "despiertos", aunque hay realidades demasiado duras de ver para ojos como los míos...

Saludos.

PD: Me alegra leerte por aquí "vecino" Alex ;-)

jorge dijo...

yo fui un indigente claro ,eran otros tiempos.lo fui desde los 13alos 19 y por suerte nunca me dedique aotra cosa que no fuera conseguirme mi sustento diario ya abriendo puertas de taxi por unas monedas o cortando el pasto a cualquier vecino pero que es malo serlo es malo solo hay que tener voluntad para salir del pozo y no buscar la cosa facil porque facilmente puedes perder tu libertad