16 septiembre 2008

Toma titular

Acabo de quedarme estupefacto al encontrarme con esto:

Las chicas madrileñas menores de 18 años son cada vez más delincuentes

La noticia no tiene desperdicio y, desde mi punto de vista, es digna de análisis en todas las facultades de comunicación. Me parece un ejemplo de...

... cómo interpretar los datos para generar alarma social
... cómo titular una noticia cayendo en el morbo
... cómo dar una imagen negativa del conjunto de los menores de edad, especialmente de las chicas
... cómo criminalizar el fenómeno de la inmigración
... cómo situar lo anecdótico como centro de la noticia
... cómo utilizar los adjetivos, las negritas, la maquetación para connotar los hechos
... cómo no proteger la identidad de algunas de las menores de edad en la foto, mostrando su rostro
... cómo culpabilizar a las propias víctimas (las menores) y no a las propias causas de su situación de marginalidad y explotación (la exclusión y las redes que las utilizan)

En fin, podéis seguir sacándole punta vosotras y vosotros mismos.

Quizás estas líneas lleguen a la redactora. Pero no quiero polemizar: una única noticia mal producida no hace malo a un periodista. Estoy seguro de que este ejemplo fruto de las prisas y de una mañana dura en la redacción del periódico.
Pero cuidado con las excusas: un periodismo responsable obliga siempre a pensar dos o tres veces antes de publicar una noticia...
.

6 comentarios:

José Luis dijo...

Totalmente de acuerdo, pero no demasiado distinto a lo que nos podemos encontrar cada día en este medio..., o en cualquier otro.

entrenomadas dijo...

"La teoría del miedo" hasta en las cosas cotidianas. Se han pasado.


Un abrazo,

M

Félix Soria dijo...

A veces me da vergüenza ejercer de periodista. Esta es una de ellas.
Saludos.

alvaro dijo...

...buufff... menudo temita el de la prensa...
casi na... hay alguno que se salve??? primero la tv, la radio, y ahora la prensa...
...inculcando miedo, temor, desconfianza, para tenernos mas pillados mas acojonados y los de arriba tengan motivos para controlarnos mas si cabe...
...en fin, un escalon mas en el ascenso de la autodestruccion de ser humano de nuestras mentes...
pero...
seguiremos luchando...
paz y calma

Guillermo Pardo dijo...

Has hecho un muy buen análisis de un mal e inconsciente (¿o no?) trabajo periodístico. Saludos.

alrevesworld dijo...

El periodista ha hecho bien el trabjo que le han pedio. Tristemente, lo ha hecho muy bien. Pero eso no le excusa. Es verdad que los periodistas, me imcluyo, trabajamos para empresas, muchas sin excrupulos y con el objetivo de lectores y audiencia por encima de cualquier otro, pero también es cierto que en un periodista le ética es un fundamento base. No se es un periodista de verdad sin un código deontologico claro por muy que se haga el trabajo que nos piden.
El colectivo de periodistas debemos recordar que no somos operarios de una fábrica de producción, que no podemos acatar órdenes si van en contra de nuestra responsabilidad social.
Es triste que los periodistas nos hayamos olvidado de por qué somos periodistas y nos hayamos sometido al mandamiento de la empresa en su sentido amplio de la palabra.
Una pena y un delito.