15 abril 2007

El test de la muñeca

Kiri Davis hizo un experimento: cogió dos muñecas iguales y le pidió a 21 niñas y niños de una escuela de Harlem, el famoso "barrio negro" de Nueva York, que eligieran la más bella.
Kiri, a sus 17 años, imaginaba el resultado, por lo que además decidió grabar el experimento y convertirlo en un documental.

Se me olvidó decirlo... las muñecas eran absolutamente iguales excepto en una cosa: el color de su piel. ¿A quién dirían que escogieron los niños y niñas de Harlem?

Duración: 7 min



El documental ha ganado ya varios premios y está recuperando ante la sociedad norteamericana el debate de un experimento idéntico realizado en 1940. Y es que parece que, 70 años después, hay barreras que siguen sin superarse.


No he conseguido el video doblado ni subtitulado. Las preguntas clave que le realiza a los niños en la fase del test son: "¿Puedes decirme qué muñeca te gusta más para jugar?" "¿Cuál es la muñeca bonita?" "¿Y la fea?" "¿Por qué es más bonita/fea?" "¿Cuál es como tú?"


> Aquí el documental en su fuente original.

> Descárgatelo aquí.
.

4 comentarios:

;)*Afri dijo...

El mejor momento... en el que le preguntan a la última niña a qué muñeca se parece... y está a punto de decir que se parece a la blanca... aunque sabe que no.

Y clar, después de decir que la muñeca negra es fea y mala.. a ver quién quiere parecerse a ella.

Genial el documental y maravilloso que esté hecho por una chica de 17 años!

ROSA ALONSO dijo...

Anonadada me he quedado en el momento al que afri se refiere...

Qué bueno!

Minerva dijo...

Uff... que duro ver a niños negros elegir muñecos blancos, casi se me saltan las lagrimas... es como rechazarse a si mismos... y son tan pequeños...
Espero que encuentren su propio camino y su propia identidad sin tener que copiar a nadie.

Ginebra dijo...

Muy bueno...

Coincido con Minerva, casi me pongo a llorar cuando los niños y niñas dicen que la mejor muñeca es la blanca porque es blanca.

Desde luego los medios y el sistema educativo no parecen haber hecho nada por cambiar estos prejuicios.