05 octubre 2007

El maestro anónimo

El maestro anónimo
Éstos son los veraderos magos

Sólo puede considerarse magia que un ser humano
con poca o ninguna preparación,
con escaso apoyo u orientación profesional,
que vive en una cabaña de paja, mal ventilada y escasamente iluminada,
sin tiendas cerca, y con el agua a muchos kilómetros de distancia,
a cinco o diez kilómetros de la escuela,
que tiene que recorrer a pie dos veces al día (de mañana y tarde)
que gana un salario que sólo da para comprar alimentos para una semana,
a menudo pagado con retraso
y que no llega siquiera para comprar vestidos o muebles…

...consiga hacer que un niño o una niña…

que ha caminado de 5 a 10 kilómetros para llegar a la escuela,
después de haber pasado la noche durmiendo sobre una estera raída,
dentro de una cabaña llena de grietas por donde entra ruidoso el frío,
sin haber comido mucho,
y después de haber tenido que hacer varias faenas del hogar…

...aprenda a leer, escribir y contar…

a la sombra de un árbol,
sentado en el suelo,
en grupos de 70 niños,
sin tiza o medios didácticos,
sin libros ni cuadernos,
sin bolígrafos ni lápices.

Será magia, para los esotéricos; un milagro, para los religiosos. Heroísmo, para el pueblo y para todo niño que, partiendo de esa nada, adquiera conocimientos y desarrolle habilidades.

Éstos son los héroes anónimos de cada nación.
No son héroes de guerra.
Sus únicas armas son un tremendo amor por los niños y una voluntad de contribuir para que el mundo sea mejor.
Son los héroes de la paz.


(Elaborado por la oficina de Unicef en Mozambique)

--
Hoy es 5 de octubre, Día Mundial del Profesorado.

.

21 comentarios:

Jluis dijo...

Preciosa entrada y un homenaje a la dignidad de una actividad que es vocación de futuros, de criterios y desarrollos.

Un saludo.

Cochu dijo...

Precioso homenaje!
Este colectivo SÍ SE MERECE UN NOBEL DE LA PAZ...

no crees?


ENHORABUENA POR TU BLOGGGGGGGGGG!

mie dijo...

Magnífico texto. Me ha recordado a un relato de J.V. Barcia Magaz, llamado la tiza mágica. No es difícil de encontrar, así que escarvad un poco que seguro que os merece la pena.

Ciao ;)

Jorge Medina Azcárate dijo...

Querida David;

Te adjunto una conclusión que veía hace poco en una entrevista:

"Nos preocupamos por el mejor taller para nuestro coche, pero dejamos la educación de nuestros hijos simplemente en la escuela más cercana. Somos capaces de pagar lo que sea por la reparación de nuestro coche, pero no nos preocupamos ni en cómo se llama el maestro de nuestro hijo". (George Jung).

George Jung fue el enlace del narcotraficante Pablo Escobar en USA. ..Estas conclusiones las hizo desde la cárcel, después de leer, y leer, y leer durante tantos años, ..y descubrir otro sentido más útil a la vida.

El Mundo somos nosotros. Lo que aprendemos, es lo que hacemos. Nunca dejemos de aprender.

Un abrazo muy fuerte,

Jorge Medina Azcárate
One brother World

Carmen dijo...

QueridO David:

Qué precioso homenaje, y q hermosas y sabias palabras... desde luego, eso sí q son héroes, de los de verdad...

Un beso para todos ellos, y para todos vosotros...

PD: David, disculpa a Jorge por haberte llamado "Querida", es q ya sabes, son cosas de la edad, está mayor el pobre... tranquilo q no dudamos de tu identidad masculina... ;-)

Alicia dijo...

Me ha encantado esta entrada.
La educación es la base de cualquier sociedad. Porque con la educación se lucha contra la discriminación y la desigualdad.
Un precioso homenaje. Ahora mismo me emociono al recordar esas profesoras que conocimos en el campo de refugiados de Jenin, Palestina, que cómo cuando tenian la ciudad sitiada por los tanques continuaban con la educación en los colegios, centros de refugio y de abrigo, en todos los sentidos.
Un abrazo,
Lápices...

ciudadanoe dijo...

tengo q decir q la entrada es preciosa. no serás maestro?! ;-)
también me han venido a la cabeza conceptos como la brecha global (no sólo la digital) y la importancia de la socialización secundaria (la q se realiza fuera de la escuela).
creo q interviniendo en esos ámbitos es como realmente podemos hacer magia . en su defecto, podríamos hallarnos frente a hechizos transitorios. salu2

Jorge Medina Azcárate dijo...

Jajaja!!.. Carmen, qué malO eres!!.

Hice un "copia-pega" del blog olvidad@s que participé primero y que hablaba sobre este tema. ..Y como al llegar aquí ví que se hablaba de lo mismo, no me apetecía escribir de nuevo. ..Pero al cambiar el nombre, se me quedó esa "a" en el tintero.

En definitiva; lo que ningún maestro del Mundo quisiera ver.

Un abrazo.

[La Otra Agenda] dijo...

Es bonito, ¿verdad? Lo tengo guardado desde hace años y se me ocurrió compartirlo aquí con motivo del Día Mundial del Profesorado.

Mie, no doy con el texto que nos recomiendas, no lo encuentro por ese título+autor...

Jorge MUY buena la frase de George Jung. No te preocupes por los cambios de género, no soy nada susceptible con esas cosas :)

Gracias por vuestros comentarios y por compartir vuestras reflexiones. Es un placer imaginarse esas profesoras de Jenin, como un ejemplo diario, real, cotidiano, de lo que esta entrada quiere homenajear.

Abrazos,
David

Carmen dijo...

David, tranquilo, si no lo encuentras tú, ya nos encargamos nosotros... ;-)


LA TIZA MÁGICA

El poder para ser poder invoca al miedo. El egoísmo para ser uno en carne humana habla de la necesidad de uno solo. Y así cada cosa de la vida aunque no es lógica se conduce por un retorcido y pequeño hilo.

Pero no todos persiguen el orden del miedo ni los intereses de uno solo. Hay quien tiene el poder de obrar magia. Así como la mar llama a los ríos, quien tiene magia en sus entrañas invoca los seres y sortilegios que hacen que la vida, a pesar de todo, siga.

Sucedió no hace mucho, en el barrio periférico de Gama Leste, en Brasilia. Al caer la tarde se llenaba aquel lugar de niños bulliciosos que vivían en la calle. Ellos y ellas sabían bien qué significaba el poder del miedo. Del miedo hecho policía o escuadrón de la muerte, que para el caso es lo mismo. También conocían qué significaba el egoísmo. Lo contemplaban a diario y lo sufrían en su corazón y en su estómago.

Cayó la noche y las estrellas descendieron. Sus ojos eran estrellas incandescentes, esperando que alguien, quien fuese, les dijera “venid, esto no es más que una pesadilla”. Y les ofreciera un mundo un poquito mejor.

Me senté al borde de la acera. Ellos estaban cerca de mi y me miraban con curiosidad. Un cachorrito de perro nos observaba a una distancia prudente mientras se rascaba las pulgas. Miré al perro, le silbé para que viniera a mí. Pero por más que lo llamaba no había manera. Uno de los niños se sentó a mi lado.

-¿Quieres que haga magia?- de inmediato contesté que sí. Sacó de uno de sus raídos bolsillos un pañuelo. Lo abrió y apareció una pequeña piedra de cal. –Es una piedra mágica. Sólo tienes que saber dibujar-.

Dibujó un hueso en el suelo y silbó al perro. Para mi asombro, el cachorro movió la cola y vino hacia nosotros.

-Para hacer magia se necesita saber qué es lo que necesitan los otros. Si se lo das o les ayudas a conseguirlo, la magia aparece-. Sonrió y siguió jugando con sus compañeros.

Me acerqué al chico de la tiza y le dije:

-Te compro un trozo de tiza mágica-. Partió un pequeño pedacito y me lo dio.

-La magia no se vende- me contestó- la magia existe y se da. Sólo hay que saber dibujar.

Desde entonces busco dibujantes que pinten un mundo nuevo. Yo lo intento todas las noches pero no sucede, el mundo no se transforma. He descubierto cuál es la causa. Desde luego no es que la tiza no sea mágica, es que yo soy un mal dibujante.

(J.V. Barcia Magaz)


Creo q este es el relato al q se ha hecho referencia, y desde luego vale la pena leerlo; a mí me ha encantado... espero q tb os haya gustado a vosotros...

Besos a todos, y ya sabes Jefe, aquí tienes a tu secretaria jeje ;-)

Jorge Medina Azcárate dijo...

Qué bonito!. Mie, Carmen, ..muy bueno.

Me vienen a la memoria dos pequeños homenajes que hicimos muchos en el blog relacionado con el tema de los maestros:

-El 11-S todo el Mundo se acuerda del drama del World Trade Center, pero nadie se acuerda que es también el día del Maestro en Argentina. ..Intuyo que nos puede tocar empezar a borrar odios pasados tan destructivos, y centrar esperanzas en construir un futuro mejor para todos.

-En Darfur, unos dibujos creados por los niños de una escuela sobre su forma de ver el drama intertribal, fueron acogidos por la Corte Penal Internacional como prueba en los juicios contra el horror. ..Labor maravillosa del presente y sus maestros, para el futuro más esperanzador y sus adultos. Precioso.

Un abrazo.

qaesar dijo...

David, me he sonrojado al leerlo. Soy profe y me han parecido las líneas más sencillas y hermosas que he leído en mucho tiempo. Mira, te lo he tomado prestado para colgarlo tal cual en mi ventano

Un abrazo

viviane dijo...

hola david,
gracias por tu comentario en la otra orilla! me gusto mucho tu blog, te voy a seguir los pasos!
saludos desde jerusalen!

entrenomadas dijo...

Enhorabuena,
es una joya.Me lo quedo un rat

entrenomadas dijo...

AY, quería decir que lo subo a artículos recomendados.
Hijo, perdona, otra vez ando fuera y con líos de teclado.
Kisses

Marc Ambit dijo...

Precioso post y preciosos comentarios.

Hace unos días tuve claustro de profes en un instituto donde doy clases y la verdad, me parece que la profesión se está yendo al carajo de no ser por algunos como a l@s que hace referencia ese texto.

Ánimos a tod@s l@s profes para mejorar, siempre mejorar!

Jaime Valdés dijo...

David, maravilloso este poema a l@s maestr@s...del mundo, soy profesor de historia, llevaré este mensaje a docentes de la Araucanía (sur de Chile) con quienes trabajaré la próxima semana. Tu blog es poderoso, participo de tu mirada alternativa...

Quisiera compartir con ustedes este poema de Nicanor Parra, referido a duras realidades que siguen ocurriendo en el mundo de anónim@s educador@s en muchos lados. ¡Arriba el ánimo, maestr@s, otro mundo es posible!:

Autorretrato

Considerad, muchachos,
Este gabán de fraile mendicante:
Soy profesor en un liceo obscuro,
He perdido la voz haciendo clases.
(Después de todo o nada
Hago cuarenta horas semanales).
¿Qué les dice mi cara abofeteada?
¡Verdad que inspira lástima mirarme!
Y qué les sugieren estos zapatos de cura
Que envejecieron sin arte ni parte.

En materia de ojos, a tres metros
No reconozco ni a mi propia madre.
¿Qué me sucede? -¡Nada!
Me los he arruinado haciendo claes:
La mala luz, el sol,
La venenosa luna miserable.
Y todo ¡para qué!
Para ganar un pan imperdonable
Duro como la cara del burgués
Y con olor y con sabor a sangre.

¡Para qué hemos nacido como hombres
Si nos dan una muerte de animales!

Por el exceso de trabajo, a veces
Veo formas extrañas en el aire,
Oigo carreras locas,
Risas, conversaciones criminales.
Observad estas manos
Y estas mejillas blancas de cadáver,
Estos escasos pelos que me quedan.
¡Estas negras arrugas infernales!
Sin embargo yo fui tal como ustedes,
Joven, lleno de bellos ideales,
Soñé fundiendo el cobre
Y limando las caras del diamante:
Aquí me tienen hoy
Detrás de este mesón inconfortable
Embrutecido por el sonsonete
De las quinientas horas semanales.

[La Otra Agenda] dijo...

Cármen :) qué eficacia, así da gusto. Mie, veo que lo has subido a Tu blog. Gracias a los dos, es un texto realmente bueno, "La tiza mágica".

Qaesar, Marc me alegro de que, como docentes, os haya gustado este "maestro anónimo". Os lo regalo :)

Viviane, Jaime Valdés bienvenidos a este rincón, es un placer recibir vuestros comentarios desde lugares tan distantes sobre el mapa. Muy bueno también el texto de Nicanor Parra, ¡me lo guardo! Lo dicho, bienvenidos, estáis en vuestra casa.

Abrazos a todos y todas.
David

Gominola dijo...

hay muchos heroes anonimos así...ojala nunca se pierda esa magia.

Andrea dijo...

Precioso texto.
Gracias, GRACIAS.
Me lo llevo puesto :-)

Alice dijo...

"El plan de estudios.

Mi viejo profesor impartió la última asignatura de su vida dando una clase semanal en su casa, junto a una ventana de su despacho, desde un lugar donde podía contemplar cómo se despojaba de sus hojas rosadas un pequeño hibisco. La clase la impartía los martes. Comenzaba después del desayuno. La asignatura era el Sentido de la Vida. Se impartía a partir de la experiencia propia.
No se daban notas, pero había exámenes orales cada semana. El alumno debía responder a varias preguntas y debía formular preguntas por su cuenta."

-Mitch Albom.
"Martes con mi viejo profesor"