08 noviembre 2007

¿Solidaridad de 'Tamagotchi'?

Me parece interesante el debate que puede surgir a partir de las siguientes reflexiones sobre los apadrinamientos.

Por Carlos Ballesteros, Comité de Apoyo de Attac:

Tamagotchi- Es en gran medida una medida caritativa, asistencial, de mera transferencia de fondos desde el Norte rico al Sur pobre, que trata de canalizar fondos para atacar las consecuencias (el hambre, la falta de saneamiento básico, etc.) más que las causas de la miseria y la exclusión. Sin embargo la gran mayoría de asociaciones que optan por este sistema dejan claro que, si bien el apadrinamiento es a un niño concreto, la aportación económica está destinada a toda la comunidad donde vive el ahijado.

- El apadrinamiento no es pues sino una herramienta de marketing para captar fondos que en muchas ocasiones juega con los vínculos afectivos y emocionales (niños llorosos y desnutridos, sucios…) sin explicar las razones reales de la pobreza. Es muy cierto que la sociedad en la que vivimos esta muy necesitada de emociones, de sentimientos, pero no es más cierto que utilizado así no hace sino simplificar, a mi juicio, un problema mucho más complejo y grave, como es el de la pobreza en el mundo.

- El apadrinamiento no sensibiliza ni educa: puede llegar a acabar convertido en un apunte en la cuenta corriente del padrino, como el recibo de la luz o del agua. Puede convertirse (como de hecho está pasando) en una costumbre consumista. El “Te regalo un niño apadrinado por Navidad o por tu cumpleaños” es un fenómeno que empieza a darse en nuestra sociedad y que a mi juicio convierte la solidaridad en un bien de mercado.

- El gran reto al que deberíamos enfrentarnos es precisamente el cómo conseguir el paso de padrino-donante a militante, a persona comprometida que no da el 0’7% de su dinero sino que se plantea qué pasa con el 99’3% restante de su dinero, de su tiempo, de sus hábitos de vida.

Cambia de vida para cambiar el mundo es quizás uno de los slogans más y mejor conseguidos y que mejor comunica la filosofía que hay detrás de una verdadera educación para el desarrollo. Sólo mediante el cambio de mis hábitos de consumo, de ahorro, de estilo de vida en definitiva conseguiremos cambiar el sentido de giro del mundo. Y sólo cuando el mundo gire en otra dirección conseguiremos que no haya ya niños que apadrinar, porque no habrá pobreza en el mundo. Esa es la Utopia por la que merece la pena trabajar.

- Léelo completo en: Attac Madrid

- Opina :)


Más información:
- El apadrinamiento, ¿sensibilización o sólo marketing? (en Canal Solidario)

Contenido relacionado:
- Apadrinando el marketing

.

19 comentarios:

ciudadanoe dijo...

a estas alturas, alguien se tira de los pelos por el formato?!
hace bastante tiempo que las ONGs grandes comenzaron a operar como lo hacen las corporaciones: lo importante es el fin, se justifican bastantes medios.
y lo de la sociedad civil que participa en ellas, etc, etc, ha quedado aparcado. porque a esas mismas organizaciones no les interesa la participación de la ciudadanía sino el crecimiento. sea este entendido como aumentar los beneficios para "ayudar" a más gente.

Marina dijo...

para mi la importante labor que les queda a las ONGs por hacer en el "Norte" es educar en causas seguro y además enseñarnos como cambiando algunos hábitos de vida ayudamos y que pequeñas cosas podríamos hacer todos que ayudan. Nose aunque no consigas que la gente se haga voluntaria por lo menos desde sus casas pueden ayudar con pequeñas acciones.

June Fernández dijo...

Estoy completamente de acuerdo. Nunca he entendido que se personalice una ayuda (en la imagen de un niños) que en realidad va a una comunidad.

Además, me parece una forma muy superficial de cooperar. Las organizaciones podrían al menos aprovechar los apadrinamientos para informar y formar a los padrinos sobre las causas de fondo que provocan la situación de desigualdad. Pero no creo que ese esfuerzo les apetezca ni a las ONG tradicionales ni a los padrinos.

entrenomadas dijo...

Estas iniciativas, por llamarlo de alguna manera, son como la morfina de de la "solidaridad".
Mira tú que forma más boba de parecer que no haces nada para realmente no hacer nada.
Ay,ay,

migramundo dijo...

Las últimas noticias sobre las oenegés son preocupantes, pero todavía más el silencio de las propias oenegés sobre el nefasto papel de algunas, sin cuyo trabajo, me parece a mí, sería imposible gran parte de la labor en los países necesitados. Saludos.

entrenomadas dijo...

Se me olvido decir que es tiempo ya de ir a la raíz de problema.

Mk dijo...

A mí no me parece tan mal, los apadrinamientos. Mejor eso que nada, supongo. Pero lo importante es que quien decida apadrinar sepa que su dinero no va al niño directamente, etc. Conociendo las reglas del juego, bien.

Lucía dijo...

Debo ser muy inocente pero ¿hay gente que regala un apadrinamiento a otros por Navidad? Me parece el colmo.
Un abrazo.

Desesperada dijo...

pues yo, que apadrino desde hace más de una década, jamás he creído que apadrine a un niño en concreto, siempre he sabido que ese dinero era para la ong, para desarrollar sus proyectos. y sigo en intervida a pesar de todo, porque los que delinquen son seres humanos, no las ong. no sé, mejor que hagan algo a que no se haga nada, pienso. aunque creo que el modelo debería revisarse urgentemente, no creo en la intervención directa.

Jorge Medina Azcárate dijo...

Este sistema piramidal nos hace muchísimo daño a todos. El control unificado de unos pocos sobre toda la base social.

El humanitarismo en España está concebido desde un régimen de Fundaciones que premia con subvenciones a las ideologías cercanas, y menosprecia y discrimina política y socialmente al resto de Organismos que no comparten una visión política. Y obviamente, cualquier asociación marginada políticamente, tiene muy difícil acceso al dinero privado.

Vamos, justo lo contrario que en Estados Unidos, donde casi todas las Fundaciones son financieramente autosuficientes. ..Para el caso español, esto es prácticamente imposible, porque los potenciales mecenas "incómodos" para cualquier patrocinio privado-no controlado, automáticamente son "tapados" en la escala social y política en este país. Por eso se dice que "los ricos de España son muy tacaños" en comparación con los americanos. (..A simple vista es así, pero entre bambalinas es todo mucho más complejo lo que se esconde detrás).

Conclusión?: el mundo humanitario en España no tiene más remedio que entrar en el peligrosísimo "sálvese quien pueda". Y ahí, es donde aparecen muchas atrocidades de ONGs, que tristemente empiezan a ser cada vez más constantes.

Profesionalización del sector y despolitización. Cualquier paso por este camino, puede ser probablemente el más certero. A título muy personal.

Un abrazo muy fuerte David. Interesantísimo post.

Jorge Medina Azcárate
One brother World

Martín Bolívar dijo...

Creo que el apadrinamiento bien entendido puede ser importante para ayudar a gente necesitado, pero si me permiten, en mi modesta opinión, a pesar de ser tan positivo puede constituir un parche porque se apadrinan niños en países en países pobres, generalmente envueltos en conflictos bélicos. Creo que habría que apadrinar en programas de educación sobre la democracia y sus posibilidades, sobre la forma de combatir la corrupción, sobre la forma de crear riqueza, de investigar en el desarrollo, etc. No sé quizá sea un romántico o todavía desconozca realmente lo que son los apadrinamientos, pero este post me ha ayuda a avanzar en esta reflexión.

mie dijo...

"El apadrinamiento ni sensibiliza ni educa". Me quedo con eso y con que "hay que cambiar de vida para cambiar el mundo". El problema es que para muchas mentes el único cambio de vida asumible es el de ser padrino de un presunto "negrito con mocos". Si se queda ahí es una lástima para el padrino y para la humanidad pero no hay que olvidar que es una bendición para el "negrito con mocos" y su comunidad.
La ONGD para la que trabajo tiene programa de apadrinamientos, como todas, y como todas, supongo que renunciaría a ese programa si pudiera obtener más de algunas mentes (lo siento Efraín, te quedarías sin curro).
Voy a crear una plataforma para que pongan [LA OTRA AGENDA] en vez de educación para la ciudadanía.

[La Otra Agenda] dijo...

jejeje mie, mejor no montes la plataforma esa que nos cierran el blog ;)

¡Interesante debate y muy buenas aportaciones/reflexiones! Prefiero seguir escuchando :)

jj dijo...

Eso no vale, David :) Mójate y participa tú también ;)

A mí de alguna forma me recuerda al video aquel que ponías hace unos días de como no acabar con la pobreza
Desde mi punto de vista los apadrinamientos no sirven para acabar con la pobreza, y ese es el objetivo que deben buscar las ong que los promueven.

Un saludo a tod@s

[La Otra Agenda] dijo...

:) Venga, me mojo, jj. Yo estoy bastante de acuerdo con el autor del texto.

Desde mi punto de vista los apadrinamientos sobre todo solucionan una cosa: las cuentas anuales de las ong que los realizan. Pero no solucionan los problemas que causan la propia existencia de las ong: la pobreza, la exclusión, injusticia social, los conflictos... Y no ayudan a comprender este mundo que tantos cambios necesita.

Por supuesto es totalmente respetable y defendible la postura de quienes apadrinan. Ellos contribuyen a una buena y noble causa.
Pero el sector debería reflexionar sobre si es esto lo que quiere hacer para cambiar el mundo.

Mikel dijo...

A mi no me acaban de convencer los apadrinamientos... no sé, a lo mejor es por mi forma de vivir mi compromiso pero les veo tres puntos negativos, de los cuales algunos ya se han comentado:

- El apadrinamiento es selectivo: se apadrina UN(A) niñ@... mi pregunta es: y su vecin@? y su herman@? creo que las iniciativas de desarrollo comunitario tienen mejores perspectivas

- El apadrinamiento es cómodo. Nadie dijo que el mundo sea cómodo para ell@s, por qué lo tiene que ser para nosotros? Creo que las desigualdades sólo son superables desapoltronandonos de nuestros sofas y bajándonos, dentro de lo que cabe, del pedestal de nuestro capital-consumismo, para tratar de igual a igual a quien tenemos enfrente

- Por último, el apadrinamiento me genera ciertas dudas (aunque es bien cierto que pueda ser ignorancia): cómo lo vive el apadrinado? es consciente de ello?, quién y cómo se gestiona el dinero en la práctica? es decir, hay traspaso de efectivo a la familia? o se le da al padre? y por último, cómo se sensibiliza al padrino? porque al final esa aportación (que muchas veces es una cantidad muy asequible) se tiene que repartir entre gestión, sensibilización del padrino y el propio apadrinamiento... con lo cuál, realmente merece la pena?

No sé, quizá sea muy crítico con todo esto pero quizá por desconocimiento o quizá por filosofía de vida (o por ambas) no me acaba de convencer...

Saludos!

;-)

Joaquina dijo...

Las ONG y ONL que promocionan y trabajan en el ámbito de la cooperación por medio de los apadrinamientos tienen en principio como objetivo realizar programas de apoyo (sanitarios, edicacionales, sociales, etc) en las comunidades donde se realizan estos apadrinamientos. Otra cosa es que haya asociaciones que usen este método para sensibilizar a la opinión pública y conseguir así fondos para su propio provecho; y creo que queda bastante claro que en este caso no pueden llamarse organizaciones de cooperación ni nada por el estilo.
Decir, sin embargo, que los humanos tendemos a ayudar sólo si nos emocionan y nos hacen ver el sufrimiento desde cerca, por eso el método de los apadrinamientos es una forma útil de "mover" nuestras conciencias a ofrecer un aporte económico para un proyecto social. Una ONG o una Fundación deben tener sus cuentas saneadas y claras tanto si promocionan apadrinamientos como si sus labores de cooperación se fundamentan en otros principios y trabajos; para ello hay organismos como auditores externos y entidades como la Fundación Lealtad que garantizan el acceso público a las cuentas de las ONG y otra información adicional sobre su funcionamiento.
Os invito a visitar la web de la Fundación Lealtad para saber más:
http://www.fundacionlealtad.org/

Carmen dijo...

Vaya, me estoy perdiendo un interesantísimo debate... llego tarde, como siempre últimamente...

Yo separaría aquí varias cosas, para aclarar mi postura:

En principio, nadie q abogue por la solidaridad estaría en contra de apadrinar... desde luego es una buena iniciativa y no dudo de la buena intención a nivel personal de quién decide apadrinar y de quienes gestionan este asunto... pero creo q esa no es la cuestión... se trata de si es efectivo y resolutivo a largo plazo para erradicar las causas y no sólo actuar sobre las consecuencias de esos problemas universales q aquejan a gran parte del mundo... se trata de ir un paso más allá de la caridad, y de la solidaridad, para alcanzar la justicia social, q es el verdadero y deseable objetivo... y lo único negativo q veo yo en esto de los apadrinamientos es q se conviertan en una "excusa o distracción" para no buscar y desarrollar soluciones en ese sentido q apuntaba antes, es decir, dentro de lo malo, esto es algo bueno, pero no lo mejor... y si nos conformamos o nos despistamos, no llegaremos nunca a los mejor... por otro lado, hay q tener en cuenta q las iniciativas q nacen en países desarrollados, incluso las más solidarias, no escapan al marketing y las leyes del mercado, y toman forma y se encuadran en el sistema q les da vida, y como bien se ha apuntado en el post, el peligro de esto es q en el entramado de las formas, se pierda el fondo q le da sentido, y para contrarrestar ese posible efecto negativo y poderoso, es necesario educar, concienciar, sensibilizar, implicar...

No hace mucho escuché en un programa de radio decir q muchas de las propuestas y proyectos occidentales q se llevan a cabo en paises subdesarrollados fracasan pq no se adaptan a sus verdaderas necesidades, a su particular idiosincrasia y cultura, pq no se les escucha, pq no se les hace partícipes, pq no se les implica, pq se conciben desde nuestra mentalidad occidental y se implantan desde nuestra prepotencia , soberbia y egocentrismo... la caridad no es una solución, ni siquiera a corto plazo, pero mucho menos con proyección de futuro... creo q hay q trabajar cooperando, no imponiendo ni compitiendo... aquí, allí, y en todas partes, por el bien de todos, y no sólo de unos pocos...

Bueno, David, se nota q os echaba de menos... menudo discurso me ha salido... jeje...

Besos.

Anónimo dijo...

Me gusta mas el sistema de apadrinamiento donde uno se compromete durante un año a tratar al niño como si fuese su propio hermano llevandolo al cine o comprandole ropa nueva o invitandole un helado. Una ex novia que tube que se inscribio en el programa, incluso despues de que ese año de apadrinamiento termino, sigue visitandolo cuando puede y tambien participa en su cumpleaños y otros eventos por el cariño que le tomo... la verdad que al final siempre visitabamos a la familia y esos momentos fueron muy gratos..