11 febrero 2007

Actúa ya para que Europa no de la espalda a África

La Unión Europea (UE) se encuentra en estos momentos presionando a 75 de sus antiguas colonias, entre las que se encuentran muchos de los países más pobres del mundo, para que firmen en el transcurso del presente año unos Acuerdos de Asociación Económica (EPAs) o de libre comercio.

La versión actual de estos acuerdos dejaría a las incipientes economías de los llamados países ACP (África-Caribe y Pacífico), no preparados para competir, a merced de un comercio libre, profundamente desigual. Ello supondría un fuerte obstáculo para el desarrollo de millones de personas que viven al borde de la pobreza en estos países.

Urge hacer presión para cambiar la posición de los Estados Miembros de la UE. Te pedimos que te sumes a la Campaña Europea contra los EPAs en la que 180 organizaciones europeas solicitan a la Unión Europea unas reglas comerciales que no impidan el desarrollo de los países más vulnerables.

Envía un mensaje a la Canciller alemana Angela Merkel, quien se reunirá con otros líderes europeos a lo largo de la presidencia alemana de la UE. Dile que escuche las preocupaciones de los países pobres y detenga esos injustos acuerdos económicos.

Para informarte y enviar dicho email pincha aquí: http://www.epa2007.org/es

Enviado por: m!ë
.

3 comentarios:

Sevi dijo...

¿Acuerdos de libre comercio? La Unión Europea no se escapa de la hipocresía en el uso de las palabras. Lo que ofrece a los países en desarrollo son contratos de adhesión: "yo establezco los términos del contrato y tú lo aceptas o te quedas fuera". Estos acuerdos se caracterizan, por tanto, por el desigual poder de negociación de las partes.
A pesar de todo, yo plantearía el siguiente debate: ¿les conviene a estos países aceptar estos acuerdos? La respuesta tiene que ser estratégica, ya que en ocasiones es preferible estar en el mundo, aunque sea en condiciones de desigualdad, frente a la alternativa de no existir en el mapa del comercio. Un dilema ante el que, hoy en día, yo no me atrevo a posicionarme. Cada país deberá decidirlo en el marco de su planificación estratégica, suponiendo que la tenga.

Un abrazo, m!ë

m!ë dijo...

Que bien hablas Sevi, que orgulloso estoy de ti :D Además que estoy bastante de acuerdo contigo. De todas formas, yo pienso que los "países", igual que las personas, deben actuar con bondad (o al menos tender a ello) y, en mi opinión, ofrecer "acuerdos de libre comercio" (muy entre comillas) no responde a mi idea de ser bueno.

Saludos majo

Sevi dijo...

Yo creo que se trata de un problema de hipocresía, de no llamar a las cosas por su nombre. Para que fuera realmente un acuerdo de libre comercio, la UE debería renunciar a la protección injusta, que no ilegítima, de su agricultura.
Pero, cómo le cuentas al agricultor europeo que vas a abrir las fronteras a los productos extranjeros (¿quién se cree que el plátano de Canarias es mejor que el de Costa de Marfil?). Y, por otro lado, cómo financias el presupuesto de la UE, que se sostiene gracias a los aranceles.
En conclusión, que los poderes públicos se mueven al son de los intereses propios o los de los grupos de presión que les sostienen. La idea de bondad se queda en las declaraciones de intenciones y en los foros de debate, pero solo se aplica subsidiariamente.