19 febrero 2007

Las flores de San Valentín

Siempre me ha llamado la atención el mercado de las flores. ¿Cómo se trabaja, se cultiva, se recoge o se distribuye por todo el mundo un producto tan perecedero? ¿De dónde vienen las flores que regalamos o compramos?
En la semana del día de San Valentín leí algún que otro artículo interesante sobre este tema y tiré un poquito del hilo...

De salida era de imaginar que en este sector también operan multinacionales y que buena parte de la producción viene de países en vías de desarrollo... con todas las implicaciones que esto conlleva. Ya se sabe... la globalización y sus “efectos colaterales”.

Los principales exportadores de flores son Holanda, Colombia, Israel, Kenya y Ecuador, todos ellos con la mirada puesta en China, que viene apretando fuerte y con previsiones de colocarse entre los tres primeros en los próximos años. Los principales compradores son la Unión Europea, Estados Unidos, Japón y Suiza.

Fijémonos por ejemplo en Colombia, que provee el 60% de las flores que se consumen en Estados Unidos. Para Colombia la exportación de flores supone un ingreso anual de casi 1.000 millones de dólares y genera empleo para más de 150 mil personas, la gran mayoría mujeres.
Pero si echamos un vistazo a las condiciones laborales de estas personas a menudo descubriremos trabajos mal remunerados, penosas condiciones, jornadas agotadoras, abusos sexuales... También en Ecuador, donde podemos encontrar niños y niñas trabajando en condiciones de explotación, muy a menudo en tareas de fumigación. Trabajar en campos cubiertos de pesticidas sin ningún tipo de protección provoca graves problemas de salud, aumentados por jornadas laborales prolongadísimas.

Siguiendo con el caso de Colombia, uno de los lugares donde menor movimiento sindical encontramos, algunas empresas multinacionales sacan provecho del clima represivo con la población y permisivo con las prácticas empresariales explotadoras y abusivas. Los movimientos de trabajadores son sistemáticamente disueltos y perseguidos.

Pero podía ser todavía peor: recientemente más de una plantación de flores en Colombia ha cerrado. ¿El motivo? Se llevan la producción a otros lugares en África y Asia, donde el coste es mucho menor y los trabajadores más “pasivos”.
Hoy, entre estos trabajadores colombianos que quedaron sin empleo, hay quien se arrepiente de haber defendido sus derechos y quien dice sentirse privilegiado por sus antiguas condiciones laborales, por muy precarias que fueran. Las de los nuevos trabajadores en China seguramente sean todavía peores.
.

2 comentarios:

Babosadas dijo...

Oee, mire bien cuales son sus fuentes!!!! todo lo que ud dice es mentira, ademas que tiene informaciones muy pero muy erradas... yo trabajo con flores y toda esa información sobre Colombia y sus flores es errónea!

[La Otra Agenda] dijo...

Hola Babosadas. ¿Puedes proporcionarnos fuentes alternativas y las comparamos? Por la información que tengo las fuentes consultadas son muy fiables...
Gracias!